Reseña histórica

Carmen de Patagones es la ciudad más austral de la provincia de Buenos Aires y cabecera del Partido de Patagones, distrito reconocido como parte integrante de la Patagonia Argentina a través de la Ley Nacional Nº 25.955/04.

Junto a la vecina ciudad de Viedma, compone la población europea más antigua de la Patagonia y una de las últimas fundadas por la Corona Española en América el 22 de abril de 1779 por Francisco de Viedma y Narváez, cumpliendo órdenes del Rey Borbón Carlos III de España.

Resulta interesante señalar que esta fundación formó parte de un conjunto de reformas ideadas por ilustrados pensadores e implementadas por los Reyes Borbones de España que repercutieron tanto en la misma península Ibérica como en sus colonias americanas. Puntualmente en las costas patagónicas, la presencia de naves británicas amenazaba su soberanía decidiéndose en consecuencia materializar cuatro reductos a lo largo de su costa que fueron San Julián, Deseado, San José y el Fuerte y Población Nuestra Señora del Carmen.

El funcionario de la Corona eligió la margen sur del río Negro para el emplazamiento del fuerte y el asentamiento de los colonos, pero, ignorando el régimen de río, el 13 de julio una de las periódicas inundaciones, echó por el suelo los escasos avances decidiéndose el traslado a la margen izquierda del río. El 2 de octubre de ese mismo año arribó la primera de las 11 embarcaciones que movilizaron a los colonos, que ante la ausencia de las viviendas prometidas por las autoridades españolas, debieron efectuar las cuevas/hogar en la barranca.

Los primeros pobladores procedieron en su gran mayoría de Galicia y Castilla pero la llegada de algunos nativos de la comarca La Maragatería, provincia de León, originó el peculiar gentilicio. Es importante señalar que durante su primer siglo de existencia, la población estuvo inserta en un territorio dominado por los nativos (Tehuelches) siendo la navegación la única vía de comunicación posible con Buenos Aires y otras poblaciones cristianas. En este sentido, la subsistencia de Patagones asentada a más de 800 kilómetros al sur de la línea de frontera, fue posible gracias a la armonización de intereses entre ambos grupos, donde una de las esferas de contacto fue el comercio.

Desde sus inicios la población contó con una menguada guarnición militar para la defensa y con un pequeño puerto, receptor de embarcaciones que esporádicamente ingresaban para aprovisionarse de diversas materias. La primera treintena de años (1779-1810) estuvo marcada por un relativo aislamiento en donde sus pobladores subsistieron en base a una producción diversificada típica de granja.

Los acontecimientos de Mayo de 1810 significó la pérdida del sentido geopolítico que sustentaba la existencia del Carmen y le tocó sobrepasar la década más difícil de su historia a punto de casi desaparecer en varias oportunidades. Tras la Revolución de Mayo, la Primera Junta de Buenos Aires tomó el control de Patagones, pero en abril de 1812 una sublevación dirigida por realistas aquí detenidos logró el control de la plaza que pasó así a la órbita de Montevideo hasta el 13 de diciembre de 1814, fecha en que pasó a depender definitivamente de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

El Fuerte de Patagones hacia 1829 por Alcides d' Orbigny.

El Fuerte de Patagones hacia 1829 por Alcides d' Orbigny

La década de 1820 se presentó más promisoria a raíz de la apertura de mercados extra-regionales ligada a la economía de los saladeros y la consecuente expansión de la ganadería y el comercio. En este período Argentina y Brasil se enfrentaron en guerra y el puerto del Carmen fue base de operaciones de los corsarios. En marzo de 1827 la escuadra imperial intentó tomar por sorpresa a Carmen de Patagones a efectos de destruir el fuerte, la población pero fundamentalmente al puerto y los corsarios asentados en él. A pesar de la superioridad de sus fuerzas, las autoridades y la población reaccionaron a tiempo y lograron repelerlos exitosamente. Este acontecimiento marcó hondo en la identidad local y hoy es reconocido como el Combate del 7 de Marzo de 1827. Hacia finales de la década la población fue visitada por el destacado naturalista francés Alcides d'Orbigny quien efectuó una invaluable descripción de estos lares.

Las tres décadas posteriores fueron signados por las dificultades originadas por la decadencia de la economía saladeril y el establecimiento de contingentes araucanos y realistas chilenos en diversos espacios de Norpatagonia y la pampa complejizando las relaciones intertribales y con la dirigencia criolla local. Acontecimientos destacados en este momento se puntualizan el nacimiento de Luis Piedra Buena en 1833 y en ese mismo año la presencia del naturalista Charles Darwin y el Almirante Fitz Roy.

Don Luis Piedra Buena, nativo de Carmen de Patagones.

Don Luis Piedra Buena,
nativo de Carmen de Patagones

El movimiento comercial entre 1854 y 1861 muestra un período en el que la economía se orientó hacia la exportación de sal, cueros, productos de ganadería y en menor grado trigo.

En 1856 el puerto de Patagones fue declarado puerto franco lo que acrecentó el movimiento portuario. En 1861 el puerto había quintuplicado su movimiento y para analizar su importancia en el marco nacional, vemos que las 34.461 toneladas que salieron ese año por transporte de cabotaje, el movimiento en Patagones fue de 3527 toneladas (un 10%).

El tratado de paz firmado en 1857 entre Buenos Aires y el cacique Yanquetruz abrió una nueva etapa en el desenvolvimiento económico y social de Patagones. Este acuerdo permitió una notable expansión de las explotaciones agropecuarias río arriba, el nacimiento de Guardia Mitre en 1862, el asentamiento de la tribu de Yanquetruz en San Javier y Valcheta y de otros caciques en la margen norte del río Negro.

Este proceso se consolidó con la colonización de Cubanea y Zanjón de Oyuela-1860- por diez familias genovesas y Boca la Travesía -1867- por dos familias galesas. En el plano local se sintió una apreciable expansión demográfica y urbana que permitió que las edificaciones transpusieran la falda del barranco y comenzaran a desplegarse sobre la planicie. Hacia 1870 el ilustre visitante inglés George Musters, autor de Vida entre los Patagones, uno de los relatos más memorables, culminó su excursión por la Patagonia en esta población.

Durante las siguientes décadas, Nordpatagonia y la pampa fueron escenario de diversos acontecimientos producto del modelo establecido por la denominada Generación del Ochenta que la transformaron notablemente. Las campañas militares -Conquista del Desierto- entre 1879 y 1884, la creación de la Gobernación de la Patagonia -1878- con asiento en Viedma y la separación política de ambas comunidades, la fundación de poblaciones ribereñas hasta la confluencia de los ríos Limay y Neuquén, y con ello el asiento en Patagones de la Escuadrilla del Río Negro a cargo de la Marina de Guerra.

El sensible incremento de las exportaciones de lanas y cueros con destino a Alemania forjó una elite maragata que lució a la usanza europea y su impronta se mantiene indemne en las construcciones que perduran en el sector reconocido como Poblado Histórico. La dinámica económica fue tan imponente que estas tres décadas -1880 a 1910- perduran como las más prosperas de la historia local.

La sostenida reducción de la zona de influencia por diversos motivos, entre ellos la llegada del ferrocarril en 1922 originó el decaimiento portuario que a duras penas logró resistir hasta principios de la década del 1940.

En la siguiente década la población fue testigo de la reanimación del puerto, pero en esta oportunidad como base operativa para la pesca del cazón, desarrollada por escasos años.

Las décadas posteriores sin el comercio y el puerto como impulsores de la economía, la agricultura y ganadería suplieron esas actividades pero sin lograr alcanzar los mismos beneficios.

El ocaso del puerto marcó el final de esa población que miraba hacia el mar. En 1955 con la provincialización de Río Negro, Viedma fue designada capital administrativa alojando los tres poderes públicos. A partir de aquí la hegemonía económica del valle inferior del río Negro se polarizó en esta ciudad.

En 1986 el entonces presidente argentino Dr. Raúl Alfonsín reveló el proyecto de traslado de la Capital Federal a la conurbación formada por Viedma, Carmen de Patagones y Guardia Mitre, uno de los acontecimientos más resonantes del siglo XX.

Luego de un largo debate, el Congreso de la Nación sancionó la Ley 23.512 y posteriormente, el 21 de julio del mismo año, a través del Decreto 1.156 se creó el Ente para la Construcción de la Nueva Capital - Empresa del Estado (ENTECAP). El mandato presidencial de Raúl Alfonsín culminó angustiosamente y el proyecto sin ejecutarse y luego, el presidente Carlos Saúl Menem ignoró la idea

Última actualización: 20 de Octubre de 2011 12:35

Municipalidad de Patagones · Teléfono +54 (2920) 461777 · Fax +54 (2920) 461780
Comodoro Rivadavia 193 (8504) Carmen de Patagones - Provincia de Buenos Aires - Argentina
2007 - 2013

www.patagones.gov.ar
Municipalidad de Patagones - Secretaría de Obras y Servicios Públicos - Área de Informática